Padules, el encanto de lo auténtico

Razones para perderse

Si queremos responder a la pregunta de cómo es Almería lo tendremos difícil o fácil, según queramos tomárnoslo. Diciendo que es diversa es un buen modo de resumir, pero ante todo hay que intentar dejar claro que sus paisajes van más allá de la imagen que llega de primeras a nuestra mente. La costa parece que manda, pero nada más lejos de la realidad comprobando la belleza interior que atesora.

En ellos hay pueblos como Padules, cuyos olivos y encinas muestran una nueva mirada como la que estamos proponiendo. Si se visita en otoño, que es una estación que impacta por sus olores, sabores y colores, todo ello en una climatología especial, el impacto es aún mayor. Eso lo saben sus vecinos, que regalan una gastronomía excepcional como complemento al conjunto visual.

En Padules el paisaje cobra una importancia inusitada, fuerade los ruidos y la contaminación típica de la ciudad. La población autóctona del lugar es una parte primordial para que los visitantes escojan el municipio como punto de referencia para pasar unos días de descanso. Acogedores, sencillos, recios, sus habitantes se toman la vida de un modo del que hay que aprender.

El alcalde, Antonio Gutiérrez, precisamente destaca esos mismos aspectos importantes del municipio como son “sus gentes,su paisaje y su gastronomía”.El primer edil resalta la importancia de las personas que vivenen el municipio: “sus gentes siguen una tradición. Han vivido en el pueblo toda su vida y se prestana todo,ayudan en las actividades…”. Sin más, son personas que toman partido.

Gutiérrez destaca el paisaje de Padules diciendo que “es una tierra agrícola,de parras y viñas; existe ungran bosque de olivos y encinas centenarias de 500 a 600 años”. Además, resalta el colorido “que ofrecenlas uvas y los pámpanos; hay paisajes muy bonitos ,grande smiradores y al paso por el río Andarax se forman unas cascadas asombrosas. Todo esto nose aprecia hasta que no se está dentro”.

Uno de los aspectos clave en la oferta turística de Padules es la gastronomía: “es tradicional y seconserva lo que hemos heredado de nuestros antepasados. Algunos de los platos que se pueden degustar son gurullos, gachas, conejo y chuletilla al ajillo, arroz con conejo…”. También destaca por su vino y por bodegas como PAGOS DE INDALIA y  Bodegas Barea, que ofrecen una alternativa para degustar nuevos sabores del municipio. El olor de pan recién hecho esuno de los verdaderos placeres que se pueden disfrutar en Padules. “Es una verdadera gozada.

El paseo por el municipio puede ser una verdadera combinaciónde sensaciones. “Se puede realizar un recorrido por unagran viña de 17 hectáreas”, explica AntonioGutiérrez. Además, el acceso a Padules es más cercano que hace unos años según el alcalde del municipio: “antiguamente se tardaba unahora y media desde la capital almeriense,pero actualmente sellega en cuarenta minutos desde el centro porque hay una buena carretera. Los visitantes que vengan pueden disfrutar de un paisaje nuevo, buena gastronomía y un clima diferente”.

Para Gutiérrez, los colores y los olores del otoño están muy acentuados en Padules: “el verde del pámpano pasa a ser rojizo. Cuando se entra al pueblo huele a comida,llenan adamás a entrar”.El clima de la zona también esapetecible para cualquier visitante que llegue a Padules. “No haceni frío ni calor. No llega a ser invierno.Se pueden encender las chimeneas, degustar el sabor de la gastronomía… Además, se puede ir a la Sierra de Padules para recoger alguna seta”.

Según Gutiérrez, el municipio destaca por su teatro y su música. Además, el patrimonio histórico y turístico del municipio también es destacable. “Se puede ver
La Cruz del Humilladero, un antiguo lavadero, el gran Mirador, la Iglesia”.Pero el alcalde asegura que perdurala verdadera esencia del municipio: “conservamos las calles, las casas blancas…”.

Encender la chimenea, olvidarsedel estrés de la ciudad y ver un auténtico paisaje otoñal son algunos de los privilegios. El sabor del vino, el olor del pany la riqueza gastronómica se incrementanen otoño, una estacióndon de la caída de las hojas y la gama de colores ofrecen un auténtico placer para el visitante.Las cascadas del río Andarax traen una nueva visión y un nuevo paisaje de la provincia.

 

« 1 de 2 »

More in Razones para perderse

Una de piratas

Almería Vívela31 mayo, 2016

Calas de película en Almería

Almeria vivela31 mayo, 2016

Mojácar playa: la Ibiza peninsular

Almería Vívela31 mayo, 2016

Las Negras, el poder de la evasión.

Almeria vivela30 mayo, 2016

Disfruta el levante en Moto. Curvas, mar azul y mucho sol.

Almeria vivela30 mayo, 2016

Apartamentos Caparrós, Aguamarga

Mónica Pérez Herrero28 mayo, 2016

Serón, pulmón verde de Almería

Almería Vívela22 mayo, 2016

Tíjola, Paraiso del Almanzora

Almeria vivela5 marzo, 2016

Este finde me escapo a Alcóntar

Almeria vivela25 febrero, 2016