Pagos de Indalia, un vino de Almería

Remontando el Andarax encontramos una bodega descolgándose desde el corazón del pueblo de Padules buscando la ribera del río. Los macizos de la Sierra Nevada y de la Sierra de Gádor le dan cobijo.
50 Miradas

Pagos de Indalia, un vino de Almería

Remontando el Andarax encontramos una bodega descolgándose desde el corazón del pueblo de Padules buscando la ribera del río. Los macizos de la Sierra Nevada y de la Sierra de Gádor le dan cobijo. El entorno es sencillamente espectacular y sus vinos no podían ser menos sino un homenaje a una zona maravillosa y que rompe la idea de que Almería es toda árida.


El proyecto nuevo nació en el año 2009 como un reto de adaptación de diferentes variedades de uvas al clima, los suelos y las grandes altitudes, de las mayores en la producción vinatera en España. Ello, junto con lo complicado de una orografía llena de barrancos, tajos y desniveles confiere personalidad.Se une el uso de mulas en el trabajo de las viñas y la vendimia nocturna.

No se sabe si el vino es la excusa o lo es el lugar, pero queda claro que se hace oportuno desplazarse hasta Padules y la Alpujarra Almeriense para encontrar el sentido de pureza y autenticidad serrana. La bodega se construyó buscando aplicar la gravedad a la creación de los vinos, y las fases de selección, molturación, fermentación y embotellado o crianza coinciden con los cuatro niveles del edificio.

Los viñedos agarran en suelos calizos en el entorno del Andarax y en pizarras de Sierra Nevada, más arriba de 1.000 metros. El visitante que decida una ruta por la Alpujarra tiene una parada ineludible en Pagos de Indalia, en donde además se rendirá ante el enorme respeto por la naturaleza. Sus métodos son respetuosos, y su estilo se reconoce por el Comité Andaluz de Agricultura Ecológica.

Se fue atrevido en su momento, llevando la variedad Syrah al entorno de Padules y la Pinot Noir a las laderas de la sierra. Otras, Cabernet Sauvignon, Merlot y Tempranillo, crecen cerca del cielo solo alimentadas por las nieblas marinas del Mar de Alborán que se condensan en la altitud en la que están plantadas.

Las variedades blancas son Macabeo, Chardonnay, Sauvignon Blanc y Vermentino.Microclimas distintos para diferentes vinos, y todo acompasado por el clima de la Ribera del Andarax, que es de otoños e inviernos fríos, primaveras húmedas y veranos secos y soleados. Tal y como cultivaban en el pasado se sigue haciendo, imposible la introducción de la mecanización por el respeto al medio ambiente que tantas buenas características aporta a los vinos.

¡Desgustaciones, aperitivos, paseos descriptivos y actividades complementarias!

Hay distintas opciones de visita guiada a la bodega, con la degustación de vinos, el añadido de aperitivo y cata comentada, e incluso un paseo descriptivo por la finca de cultivo. En cuanto a las actividades complementarias, existen visitas guiadas a la localidad, deportes y multiaventura con personal especializado. Los pueblos de la comarca son bellos y acogedores, y el conjunto de todos los hace más atractivos.


« 1 de 2 »

More in 50 Miradas

Aguamarga, el objeto de deseo

Almeria vivela31 mayo, 2016

Lucainena de las torres, uno de los pueblos mas bonitos de España

Almeria vivela31 mayo, 2016

Las diez mejores playas de Almería.

Almeria vivela31 mayo, 2016

Calas de película en Almería

Almeria vivela31 mayo, 2016

10 Maravillas de la Capital

Almería Vívela31 mayo, 2016

La Casa del Cine, empezar la película por el final

Almería Vívela30 mayo, 2016

Almanzora, espacios donde el tiempo se detiene

Almeria vivela29 mayo, 2016

Almería en el objetivo de Pérez Siquier

Almeria vivela28 mayo, 2016

Santuario de Tices, un refugio para la calma

Almeria vivela7 marzo, 2016