Como nidos de águilas colgados de la montaña, Ohanes

Destacado

El caso de Ohanes es el de un término municipal cien por cien Parque Natural, el de Sierra Nevada. Eso significa que es Alpujarra pura, que su entorno es de una belleza extraordinaria y que merece la pena dedicarle una visita pausada que englobe tanto el pueblo como los parajes más destacados de su privilegiada ubicación geográfica.

El núcleo de población roza los mil metros de altitud y sus calles son empinadas porque respetan la orografía en la que está levantado. Es un pueblo escalonado, colgado de la montaña, con un techo de 2.201 metros hasta los que se eleva el Peñón de la Polarda. Rodeado de cultivos tradicionales, su nombre se vincula indisolublemente al de la uva más típica de Almería, variedad Ohanes.

Nido de águilas, su fauna es un resumen de las más conocidas especies de la Península Ibérica. Y es que la naturaleza es mucho en la vida de la localidad, cuyas gentes se desarrollan día a día con sencillez en medio de un bienestar y calidad de vida que transmiten a los visitantes hasta hacérsela sentir. La tranquilidad es un bien muy preciado que solo en un momento del año no importa romper.

Se trata de la llegada de San Marcos y de su ancestral fiesta del toro ensogado. Se hacen roscos, en cuya elaboración colabora todo el pueblo, y sale la procesión. La imagen del santo va a hombros y los toros lo acompañan muy cerca amarrados sus cuernos con cuerdas. Los animales hacen ocho reverencias al santo en el recorrido y al final sobre San Marcos y sus toros cae una lluvia de claveles desde la torre.

Ohanes es vida por donde se mire, y su historia se remonta muy atrás en el tiempo. Uno de sus monumentos más destacados es su hermosa iglesia parroquial de la Purísima Concepción, de estilo mudéjar con torre cuadrada. De pórtico estilo renacentista, el interior era gótico moderno, con un retablo churrigueresco y cuadros al óleo procedentes algunos de Tices.

El castillo es una fortaleza nazarí de retaguardia, formada por la unión de un baluarte superior junto a una muralla perimetral y un torreón inicial. Y es que en el siglo XII suponía un importante núcleo político. De su entorno cabe destacar las Cuevas de los Morteros, la de la Mora y la de las Nieles, pero es de visita obligada el

Santuario de Tices, situado a 5 kilómetros por el puerto de Santillana.

Para reponer fuerzas los platos típicos son ideales, echando mano de lo que más encaja en Ohanes, que es la tradición. Las correas, a base de habichuelas, arroz, morcilla y demás avíos del cerdo, o el arrocillo, que no lleva arroz sino harina de panizo, son referente junto los dulces caseros. Los recuerdos de la localidad los proporciona la artesanía, con telares, encaje de bolillo y esparto.

 

More in Destacado

“Chiringos” a pie de playa pero con la máxima calidad

Almeria vivela27 junio, 2016

Lucainena de las torres, uno de los pueblos mas bonitos de España

Almeria vivela31 mayo, 2016

Calas de película en Almería

Almeria vivela31 mayo, 2016

Las Negras, el poder de la evasión.

Almeria vivela30 mayo, 2016

Disfruta el levante en Moto. Curvas, mar azul y mucho sol.

Almeria vivela30 mayo, 2016

Cabo de Gata Al sur del Mediterráneo

Almería Vívela18 febrero, 2016

La Goleta Cabo de Gata. Mirando al mar.

Almeria vivela1 junio, 2015

Almería de película: Exodus

Almeria vivela4 marzo, 2015