Santuario de Tices, un refugio para la calma

50 Miradas

Dentro del municipio alpujarreño de Ohanes, en la vertiente sur de Sierra Nevada se encuentra Tices, un lugar donde la tranquilidad, la naturaleza y la reflexión juegan un papel protagonista.

Circulamos por carreteras secundarias de la Alpujarra almeriense, curvas, impresionantes paisajes y fuentes de agua fresca en medio del camino son los principales ingredientes de un recorrido verdaderamente recomendable. Cogemos la carretera AL-3404 que une Canjáyar con Abla por el puerto de Santillana, a cinco kilómetros del centro de Ohanes, y allí, casi sin esperarlo y regalándonos su  presencia, aparece, insólito y carismático, el Santuario de Tices, uno de los escasos ejemplos que existen en nuestra provincia de arquitectura religiosa apartadas del núcleo de población.

 

El Santuario, dedicado a la patrona de Ohanes, Nuestra Señora de Consolación, fue construido entre 1800 y 1803 sobre el solar de una antigua ermita dedicada a San Marcos. El edificio, formado por dos torres, diversos altares, un camarín de mármol rosa y  amplios jardines con una fuente con la imagen del Corazón de Jesús en el exterior, contrasta fuertemente con un paisaje dominado por los secanos de la sierra y las ruinas de pequeños cortijos de piedra colocados al azar por las llanuras. Estos cortijos formaban parte del antiguo poblado de Tices, pedanía perteneciente a Ohanes habitada hace muchos años  por pastores y agricultores.

 

Después de visitar este espacio y dejarnos conquistar por su encanto, por la paz que se respira en cada uno de sus recovecos,  bajamos hasta el pueblo de Ohanes para disfrutar de su exquisita gastronomía tradicional.

 

Situado en la calle Mengemor, justo encima de la Iglesia del pueblo, encontramos el Mesón Alcaraz, un restaurante con gran trayectoria en el que podremos disfrutar de un tapeo variado y degustar la comida típica alpujarreña. En su gran salón, con un amplio balcón para disfrutar de las vistas, disfrutamos de sus contundentes y deliciosos platos acompañados del afrutado sabor del vino, elaborado en la zona, y de la crujiente textura del pan casero elaborado por Vicente, dueño del establecimiento.

 

Tranquilidad y buenos alimentos en un entorno más que sorprendente que nos libera el espíritu y nos da la calma necesaria para afrontar cualquier reto que nos propongamos.

 

More in 50 Miradas

Aguamarga, el objeto de deseo

muriana31 Mayo, 2016

Lucainena de las torres, uno de los pueblos mas bonitos de España

muriana31 Mayo, 2016

Las diez mejores playas de Almería.

muriana31 Mayo, 2016

Calas de película en Almería

muriana31 Mayo, 2016

10 Maravillas de la Capital

Almería Vívela31 Mayo, 2016

La Casa del Cine, empezar la película por el final

Almería Vívela30 Mayo, 2016

Almanzora, espacios donde el tiempo se detiene

muriana29 Mayo, 2016

Almería en el objetivo de Pérez Siquier

muriana28 Mayo, 2016

Un paseo al ritmo de las olas, Ola 120.

muriana6 Marzo, 2016