Gastrocentro

Almería te como

La nueva fisionomía de la restauración de Almería se refugia en las raíces más profundas de la historia de la ciudad. El casco histórico, un tanto olvidado por los empresarios de la hostelería hasta hace relativamente poco tiempo, ha recuperado el clamor de unas calles y callejuelas repletas de vida gracias a la proliferación de establecimientos para tomar algo.

Ese algo es muy extenso, puesto que de lo que antes en Almería era ‘ir al centro’, que se refería únicamente a ir de bares de copas, ahora se ha pasado a ir de bares, en toda la extensión de la palabra. La conexión del modo de ser y vivir almeriense con la tapa precisaba que su pálpito histórico recuperara el ritmo de los sabores más tradicionales e introdujera los más innovadores.

Un paseo por el casco antiguo es también un paseo por cientos de propuestas sabrosas para el paladar, bien sea con el tapeo característico de la ciudad o bien a través raciones y platos. Los bares han encontrado un equilibrio perfecto con los restaurantes, porque público hay para todos y todos a su vez se benefician de un extraordinario ambiente en el que es obligado sumergirse.

Almería es una ciudad que se extiende hacia arriba en parámetros culinarios, siendo la mejor opción comenzar la ruta del sabor desde los aledaños de puerto y ascender hacia la catedral, la Plaza Vieja, la Alcazaba y San Cristóbal. Eso sí, el esfuerzo hay que dosificarlo, y no el físico, porque no es un recorrido demasiado largo, sino el de beber y comer, porque hay cien paradas.

En la parte alta, confluencia de las calles Real y Las Tiendas, el testigo de la historia ha sido Casa Puga, que abierto o cerrado para siempre será siempre una esquina de quedadas de grupos de amigos. Se puede decir que en ese cruce se ha producido el mayor cambio hacia la imagen con la que se inicia este artículo, con la proliferación de establecimientos gastronómicos.

Pegados los unos a los otros, más que competencia son comunidad, puesto que se pasan el público de uno a otro y además se complementan con sus variadas ofertas culinarias. Varios tipos de cocinas conviven en armonía en un circulo espacial relativamente pequeño, manejable para el paseante más hambriento o para el más gourmet. Lo de pescado o carne se queda muy corto para definir tal oferta.

La labor de estos bares y restaurantes está yendo más allá de simplemente saciar estómagos y paladares, sino que ha asumido la responsabilidad de llenar las calles de toda la vida de público, devolviéndoles el bullicio que siglos atrás tenían y que años atrás se había apagado notablemente. De nuevo el centro es un corazón latente que mueve la circulación sanguínea de la ciudad, formada por sus gentes.

« 1 de 2 »

More in Almería te como

Espacio Gastronómico Tony García. Un restaurante que marca el camino.

Almería Vívela28 Julio, 2016

“Chiringos” a pie de playa pero con la máxima calidad

muriana27 Junio, 2016

Restaurante La Tasquilla

Almería Vívela31 Mayo, 2016

Casco Antiguo. La consolidación de un proyecto.

muriana29 Mayo, 2016

Bar La Plaza de Aguamarga. Una cita obligada

muriana28 Mayo, 2016

Cayetana Bar. El centro de todas las miradas.

muriana28 Mayo, 2016

Whatsabi Sushi y Tapas. Un Japonés para disfrutar desde la barra.

muriana22 Mayo, 2016

Delfin verde, Forever!!

Almería Vívela5 Mayo, 2016

Una copa en Almería

muriana25 Enero, 2016